Tel. 91 453 02 76 / 676 27 97 32
Consulta 239 -Clínica La Luz- Calle del General Rodrigo, 8, 28003 Madrid
logo-secpre

CUIDADOS POSTERIORES A UNA LIPOSUCCIÓN

Publicado por en en Cirujano Estético Madrid
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 5249
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

frutas-verduras                                                                                                                                                                                                                                           Si bien la liposucción es una técnica relativamente segura, con riesgos mínimos, el paciente debe prestar atención a una serie de precauciones para acelerar su recuperación. Si se siguen estos consejos, en pocos días podrá retomar su actividad normal y el resultado final se alcanzará en el tiempo estimado por su cirujano.

 

Uso de Faja Elástica de Compresión

 La liposucción se practica con anestesia local y sedación o epidural. Junto con el anestésico, también se inyecta una gran cantidad de solución salina y una hormona (adrenalina) en las zonas tratadas para constreñir los capilares y disminuir el sangrado. De alguna manera, el cuerpo tiene que eliminar esos líquidos.

A pesar del escaso sangrado, algo de sangre siempre fluye debajo de la piel, se mezcla con la solución salina y se produce una hinchazón característica, conocida como edema osmótico. Si no se evacúa rápidamente el líquido, además de la hinchazón, se experimenta dolor en el área y surgen hematomas.  Para promover el drenaje, el paciente debe usar una faja compresora. En liposucción abdominal, se usa una faja abierta en la entrepierna para poder orinar sin tener que sacarla.

Algunos cirujanos optan por no cerrar por completo las incisiones que usaron para introducir la cánula de aspiración. Entonces, por la presión de la faja, el líquido fluye por la incisión no suturada y es absorbido por una gasa o almohadilla externa. Esta técnica requiere el menor tiempo de uso de la faja, pues casi todo el líquido sale dentro de las primeras 24 horas. No obstante dado que la piel tiene que adaptarse al nuevo contorno, para que no quede flacidez, debe usarse la faja un mínimo de 15 días. Si, en cambio, el cirujano opta por suturar las pequeñas incisiones, la compresión de la faja fuerza a la mezcla sanguinolenta de solución salina a entrar en los capilares. Así, se elimina naturalmente por drenaje linfático. En estos casos, la faja se debe usar por un tiempo más prolongado, que puede llegar al mes y medio.

 

Dieta

Luego de una liposucción, se puede retomar la dieta usual al día siguiente. El paciente debe ingerir mucho líquido en forma de jugos o refrescos. Conviene dar preferencia a comidas ricas en proteínas y reducir los carbohidratos. También es conveniente tomar alimentos y bebidas que ayuden a eliminar líquidos (frutas, verduras, espárragos, alcachofas,te......).

Baja Exposición Solar

Para evitar cambios en la coloración de la piel, las zonas tratadas deben protegerse del sol durante los 3 o 4 meses posteriores a la cirugía, pués los hematomas y cicatrices se pueden pigmentar. Si no puede evitar la exposición, conviene que el paciente recurra a filtros solares.

Hielo

El paciente puede aplicar hielo para reducir las molestias de la hinchazón. La bolsa de hielo no debe permanecer más de 15 a 20 minutos seguidos en el mismo lugar y nunca debe entrar en contacto directo con la piel.

 

Masajes de drenaje

En algunos casos se recomienda realizar masajes de drenaje linfático para acelerar la recuperación.

 

0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 20 Abril 2018