Tel. 91 453 02 76 / 676 27 97 32
Consulta 239 -Clínica La Luz- Calle del General Rodrigo, 8, 28003 Madrid
logo-secpre

Lifting de Brazos: Adiós a las Alas de Murciélago

Publicado por en en Cirujano Estético Madrid
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 8675
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

lifting brazos                                                                                                                                                                                                                                              Miles de personas se someten cada año a una braquioplastia o “lifting de brazos” para recuperar el contorno de la piel en la parte interior del brazo o eliminar el exceso de grasa.  Típicamente, la flacidez de la piel o el contorno voluminoso del brazo le provoca vergüenza a la persona, por lo que evita usar mangas cortas aún en días calurosos. Los niños suelen burlarse de las “alas de murciélago” que observan al pellizcar a sus abuelos bajo los brazos.

 

 

La operación es especialmente indicada para remover piel entre el codo y la axila que se ha aflojado. Si bien el ejercicio mejora la tonicidad de la piel y los músculos, no puede reducir el exceso de piel. La flojedad de la piel a veces tiene factores genéticos, pero casi siempre ocurre como consecuencia de una súbita pérdida masiva de peso, como suele ocurrir con pacientes que se han sometido a bypass gástrico.  Es importante que el candidato a una braquioplastia lleve varios meses con un peso estable, porque si sigue perdiendo kilos luego de la cirugía la piel volverá a quedar colgando y todo el esfuerzo habrá sido en vano.

Cuando se trata de remodelar el contorno, eliminando grasa, se acompaña el lifting con una liposucción. Por lo general, los pacientes salen de la cirugía con un alto grado de satisfacción. Si se practicó sólo liposucción, la incisión es diminuta. Sin embargo, cuando se extirpa piel,  la braquioplastia deja una larga cicatriz en el lado interior del brazo,entre la axila y el codo, más o menos larga dependiendo del grado de flacidez; que es imposible disimular cuando se lo alza. Por este motivo, durante la consulta se evalúa la relación costo-beneficio de la intervención. 

Todo paciente relativamente sano puede someterse a una braquioplastia tras un chequeo médico, cualquiera sea su edad. Los fumadores deben dejar el cigarrillo para minimizar los riesgos derivados de la conjunción entre anestesia y la disminución de oxígeno que conlleva el tabaco. La cirugía se realiza con anestesia local y sedación IV y en general no es necesario ingreso hospitalario, salvo que el estado general del paciente lo recomiende.

La recuperación post operatoria es sencilla y rápida. Se le coloca al paciente un vendaje en forma de manga que debe llevar puesto un mes. Y si hubo liposucción, también se coloca un pequeño tubo de silicona para el drenaje de la zona, pues queda muy inflamada. El drenaje se quita después de unos días. Mientras tanto, el paciente debe tomar antibióticos para reducir el riesgo de infección y analgésicos comunes para mitigar el dolor. A la semana ya se puede retomar la rutina diaria, siempre y cuando evite levantar pesos. Durante el primer año, la cicatriz se ve rojiza. Luego, se aclara espontáneamente y se hace menos visible. 

 

0

 

0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Sábado, 23 Junio 2018