Tel. 91 453 02 76 / 676 27 97 32
Consulta 239 -Clínica La Luz- Calle del General Rodrigo, 8, 28003 Madrid
logo-secpre

LIFTING FACIAL

Publicado por en en Cirujano Estético Madrid
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 9658
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

   lifting                                                                                                                    El lifting facial es un procedimiento quirúrgico para estirar la piel de la cara y recuperar el aspecto juvenil. Se elimina la piel flácida sobrante y se recolocan los tejidos profundos, para corregir las arrugas que dan aspecto de vejez. “Lifting”, un vocablo inglés que se traduce como levantamiento, describe perfectamente la técnica: la piel se levanta, literalmente, y los tejidos inmediatamente debajo se reacomodan para darles una apariencia más suave.

 

 El paciente recibe anestesia —general o local asociada a sedación intravenosa, según la magnitud de la operación—y junto con la misma se inyecta epinefrina (una hormona y neurotransmisor más conocido como adrenalina) para disminuir el sangrado y evitar los hematomas postoperatorios.

El cirujano usa un bisturí para practicar una incisión siguiendo el contorno delantero de la oreja hasta la sien, dependiendo de si el estiramiento afecta  a toda la cara o sólo parte de ella. Con frecuencia se asocia a blefaroplastia superior e inferior. 

Hecha la incisión, el cirujano usa un instrumento para elevar la piel, dejando expuesta la grasa subcutánea y los músculos faciales de la mejilla. En esta etapa, es común que recorte con unas tijeras el exceso de grasa. Si es necesario, introduce una cánula (un tubo rígido y muy delgado conectado a una bomba de vacío) para aspirar el tejido adiposo fuera del alcance de las tijeras. La misma grasa del paciente puede ser reinyectada en otras zonas deprimidas. Al no tratarse de un cuerpo extraño, sino de tejidos propios del paciente, no hay riesgo de rechazo. Esto es lo que se denomina transferencia grasa o lipofilling.

Todavía con la piel alzada, el cirujano procede a reubicar el tejido adiposo para moldear la cara. Se vale de suturas para tensar el tejido y fijarlo en el lugar que considera conveniente. Todas esas suturas quedarán invisibles debajo de la piel. Cuando realiza el remodelado, procura dejar a los músculos en su lugar original, para no afectar la expresión natural del paciente. Usualmente, se aprovecha el lifting facial para eliminar también la papada y las arrugas del cuello. En ese caso, se practica una incisión detrás de la oreja, más allá de la raíz del pelo, para que la cicatriz quede oculta por el pelo de la nuca. En algunos casos es necesario realizar incisión debajo del mentón, para tensar los músculos del cuello, que dan el típico aspecto de dos cuerdas que borran el ángulo cervicofacial.

Con las arrugas estiradas, ahora sobra piel, la cual se extirpa. El profesional la tensa sobre la mejilla, tirando en dirección a la oreja y procurando dejar las patillas intactas, para no modificar la línea natural del pelo. Finalmente, cierra la herida junto a la oreja. En ocasiones, es probable que deje un tubito de drenaje a cada lado de la cara, que quitará un par de días después. A la semana de la operación, retira los puntos de sutura. 

La paciente tendrá un aspecto, más o menos aceptable, en aproximadamente un mes.

0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Sábado, 23 Junio 2018